Caminos del ArteDía a DíaEntrevista

Francisco Toledo, incansable explorador del mundo

Larga vida al defensor del patrimonio cultural y natural de Oaxaca, al artista, al diseñador, al gestor y al columnista.

Por : Gina Mejía / Santa Cultura

Oaxaca, Oax.- Francisco Toledo es el artista que se ha nutrido de las distintas culturas, de los libros, pero también de todo lo que ve, esto último se puede comprobar en el Museo Nacional de Culturas Populares en la Ciudad de México donde exhibe actualmente la muestra Toledo Ve.

Y es que ahí se puede ver como todo lo que ha visto lo ha llevado al diseño, hoy cumple 79 años y no deja de explorar y de reconocer lo importante que son las culturas populares para los artistas. “Lo que yo vi en los mercados de Oaxaca es lo que me enseñó, son mis primeras lecciones de estética, pero también recuerdo los instrumentos que utilizaban mis abuelos en su trabajo”, platicó Francisco Toledo.

Recordó que su abuelo Benjamín para hacer zapatos tenía agujas y leznas, su abuelo Gil, que mataba cochinos, tenía balanzas, porque el chicharrón que vendían los pesaban en balanzas romanas que estaban hechas en su pueblo.

“Eran objetos que me llamaban la atención, así como la caja donde la abuela guardaba el dinero cuando estaba en el mercado vendiendo, a ella se le llenaban las manos de grasa, entonces cuando cobraba se limpiaba en su caja, esa caja estaba tan impregnada de grasa que tenía un brillo muy especial, me llamaba la atención el acabado que era una maravilla”, detalló Toledo.

La reciente exposición Toledo Ve muestra la faceta de diseñador del filántropo y gestor oaxaqueño.

El artista responde por qué expone en un museo de culturas populares, y dijo que “precisamente porque algunas fuentes de inspiración de los artistas son los objetos de la vida cotidiana”.

Para Toledo las culturas populares son muy importantes para los artistas, “la música, la vestimenta, los objetos de uso diario, por eso quiero reconocer lo que a mi me ha servido de todos estos objetos que hay todavía en los mercados de Oaxaca, donde puedes encontrar jícaras o embudos hechos artesanalmente con mucho amor y cariño”.

En la exposición se aprecian objetos de la vida diaria que han influido en el diseño del artista, hay estropajos, anafres, peines, entre otras cosas, y se ve como de la naturaleza ha tomado ciertas formas para crear.

“Quise exponer objetos de la vida diaria que no se les ve como una pieza de arte o diseño, o quizá algunos no han visto eso en las conchas, las monedas, las pieles, éstas últimas tiene mucha importancia para mi, porque crecí entre pieles, ya que en casa de mi abuelo Benjamín había grandes pieles que se iban cortando para hacer las suelas de los zapatos”.

Sobre diseño Francisco Toledo contó en su columna Toledo Lee que se publica en el semanario proceso, que su padre tenía una tienda de abarrotes y vendía productos enlatados, veía en las etiquetas de éstos pescados, sardinas y atún,
algo que a decir del artista “de alguna manera ver esto influenció mi trabajo”.

“Las primeras muestras de diseño que vi fueron las etiquetas de productos que venían de distintas partes del mundo, como el “Salmón vaquero” y algunas latas que venían de Portugal y de España, se podría decir que mi primera enseñanza artística viene de esos productos”.

Escribió que otra de las etiquetas que recordaba era la de la Emulsión de Scott, “algún médico o alguien le recomendó a mi madre que nos diera a tomar eso y estábamos obligados a acabárnoslo, porque según con eso íbamos a crecer sanos. Está imagen fue muy importante por el horrible sabor de la Emulsión de Scott, además siempre lo tuvimos frente a nosotros a la hora de la comida”.

Para Toledo las culturas populares son muy importantes para los artistas-

En su columna el artista compartió la reproducción de la imagen de la etiqueta de la Emulsion de Scott, “en ella se ve a un hombre con un gran pescado, un bacalao, la imagen me impactó, me marcó y hay en mi pintura hombres cargando peces e incluso le he puesto piernas de mujeres y zapatillas”.

“Todas las etiquetas de las latas fueron muy importantes para mi formación como artista, las veía con mucho interés y en ese tiempo no pensaba en que podía ser pintor”.

La reciente exposición Toledo Ve muestra la faceta de diseñador del filántropo y gestor oaxaqueño, para conocer más de él también se pueden visitar los distintos espacios que ha creado y están abiertos al público, en cada uno de ellos se ve su influencia.

Toledo fundó el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) en noviembre de 1988, el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo en septiembre de 1996, un año después creó la Fonoteca Eduardo Mata y en 2006 el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa). El IAGO hoy cuenta con una sede más, el IAGO Juárez, donde se encuentra la biblioteca especializada en literatura.

Su gusto por el cine lo llevo a crear el Cineclub El Pochote, el cual cerró después de varios años y su acervo hoy puede ser consultado en la Biblioteca del IAGO Juárez, la Biblioteca para ciegos Jorge Luis Borges la creó también el artista y hoy es administrada por la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca.

Toledo ha impulsado y aportado para la creación de distintos centros culturales de Oaxaca, como el Centro Cultural Santo Domingo, el Jardín Etnobótanico, la Biblioteca Fray Francisco de Burgoa y la Casa de la Cultura de Juchitán.

Larga vida al defensor del patrimonio cultural y natural de Oaxaca, al artista, al diseñador, al gestor y al columnista.

Previous post

Invitan a la fiesta del Lunes del Cerro y su octava en San Antonino Castillo Velasco

Next post

La plenitud de Carmen Javier en la muestra Fantasía en Colores

Staff Santa Cultura

Staff Santa Cultura

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *