Día a Día

La Dinastía Díaz prende el Séptimo Festival Artístico de Otoño

La Dinastía Díaz son una familia de músicos que durante más de un siglo se han dedicado por completo a la creación y formación musical, manteniendo viva la tradición cultural de los pueblos del Valle de Oaxaca.

Ciudad de México, Méx.- Un sorprendente concierto con una renovada exploración de la música popular oaxaqueña de melodías de reconocidos compositores de antaño, así como de los nuevos autores de Oaxaca al ritmo del jazz latino, ofreció La Dinastía Díaz en el Centro Cultural Roberto Cantoral.

El Festival de Autores y Compositores, en el marco del Séptimo Festival Artístico de Otoño, resultó ideal para presentar el nuevo concepto artístico que pretende una renovación de la música tradicional y popular en dicha entidad.

Fue una velada para revivir más de 100 años de música, un viaje por la tradición musical mexicana, en especial del poblado de San Lorenzo Cacaotepec, en el Estado de Oaxaca.

Faustino Díaz en los arreglos, trompeta y trombón.

El concierto Latin Oax, Jazz Fusión desde los Valles Centrales de Oaxaca ofreció más de una hora de intensa alegría a un público que salió satisfecho y sorprendido al escuchar los grandes éxitos del ayer con los sonidos de la actualidad.

La espléndida sala edificada en la sede de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), resultó el espacio idóneo para disfrutar del arte de una familia musical formada en su comunidad que ha trascendido las fronteras. Sencillos en su vestuario, pero intensos y grandiosos en la ejecución.

Bajo la dirección de Rodolfo Díaz, pianista y director, y Faustino Díaz en los arreglos, trompeta y trombón, la legendaria agrupación musical oaxaqueña abrió con Amor añejo, de Héctor Martell, para proseguir con La Tonalteca, de Alberto Peña y Celosa, de Margarito Guzmán.

Entre cada número musical Faustino recordó el legado musical de sus ancestros, rememoró anécdotas, presentó a sus integrantes y habló de los motivos de incursionar en la fusión del jazz latino en un proceso de actualización para seguir vigentes y continuar trascendiendo.

Son una familia de músicos que durante más de un siglo se han dedicado por completo a la creación y formación musical manteniendo viva la tradición cultural de los pueblos del Valle de Oaxaca.

Emilio Díaz (1870-1925) y Esteban Díaz (1900-1986), ya finados, y Alfonso Díaz (1932-), Rodolfo Díaz (1961-) y Faustino Díaz (1982-) son quienes han y siguen manteniendo vivo el legado artístico de la musical popular de los pueblos oaxaqueños.

“Es una agrupación de músicos que ha continuado el legado artístico-familiar desde la década de 1880, del siglo XIX hasta la actualidad”, caracterizándose por su virtuosismo y ejecución desde una obertura en los años 20, un vals en los 30, así como danzones y polkas en los 70 y hoy, el jazz latino y sus fusiones.

La Dinastía Díaz ha llevado su música a todas las regiones de Oaxaca y México, tocando en funerales, fiestas patronales y bailes populares, hasta salas de concierto.

El programa musical incluyó además, Nereidas, de Amador Pérez; La mentira, Álvaro Carrillo; Silencio y olvido, Chu Rasgad; Por cobardía, Alfredo León y Con una nudo en la garganta, de Chava Domínguez.

La Dinastía Díaz ha llevado su música a todas las regiones de Oaxaca y México.

Comentó que en su estado, desde hacer 70 años la producción musical es mayoritariamente de jarabes y sones manteniendo la tradición por lo que es positivo evolucionar para que “los jóvenes autores oaxaqueños vean que con nuestra música se pueden hacer más cosas y explorar en otros ritmos populares con canciones de antaño y las nueva melodías”.

Se distinguen ser formadores de bandas de música en distintos pueblos de su estado y por haber participado con las Banda del Estado de Oaxaca, La Orquesta Primavera y la Marimba del Estado.

Además han compartido el escenario con la Banda del Ejército Mexicano, La Orquesta Sinfónica Nacional y  La Filarmónica de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

Así como la Ópera de Zúrich, en Suiza y la Daegu Symphony  Orchestra, en Corea del Sur, y acompañado, en algunas de sus presentaciones, al Cirque du Solei.

La Dinastía Díaz está integrada por Eliezer, trompeta; Leonardo, trombón; Marco S., saxofón alto; Raúl, saxofón tenor; Abraham, saxofón barítono; Gonzalo, bajo eléctrico; Alfonso, batería; Sergio, percusión; José Díaz, congas y Eliud García, voz.

Su historia y legado ha cautivado al realizador Luis Ramírez, quien rodó un filme documental sobre esta familia de artistas que será estrenado en el próximo año.

Previous post

Reconocerán en CaSa a la Creación Literaria en Lengua Zapoteca

Next post

Llaman a crear imagen oficial del espectáculo Guelaguetza 2019

Staff Santa Cultura

Staff Santa Cultura

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *