Opinión

La Guelaguetza en los Lunes del Cerro

Gerardo Felipe CASTELLANOS BOLAÑOS

La Guelaguetza, la fiesta tradicional de los oaxaqueños, tiene un mensaje oculto que debe empezar a descifrarse por todos y darse a conocer con madurez con inteligencia con optimismo; no hay guelaguetza para ricos o para pobres, para visitantes o para anfitriones, para hombres o para mujeres; la guelaguetza es para todos donde quiera que se necesite.

La guelaguetza es una costumbre heredada de los zapotecas; se practica en la región de los Valles Centrales; consiste en dar o recibir ayuda para realizar un compromiso social —para realizar una fiesta, pero también un duelo, como un difunto—, que puede ser en efectivo, en bienes o en un servicio personal.

Dar en reciprocidad, el equivalente, lo mismo o algo mejor, a lo que previamente recibimos, a la persona que ya contribuyó en nuestro beneficio, en el momento en que lo necesite.

Recibir la ayuda que te ofrecen de corazón, en el momento en que más lo necesitas; al aceptarlo adquieres el compromiso de pagar posteriormente, el equivalente, lo mismo o algo mejor, a tu benefactor, cuando él lo necesite.

Guelaguetza es un concepto que entendemos sin palabras y que en la realidad se realiza, sin trajes regionales, sin bailables, sin música y puede darse en cualquier fecha; más que tratar de explicarlo, los oaxaqueños lo vivimos, lo sentimos y lo agradecemos.

No es una presentación o un espectáculo, ni son los regalos; me parece que la palabra que describe mejor la guelaguetza, como traté de explicar arriba, es ayuda y también puede ser cooperación.

El mes de julio es el mes en el que florecen las azucenas silvestres en el cerro de El Fortín y que las familias iban a cortar, haciendo de esta sencilla actividad una tradición, un paseo que disfrutaban intensamente las familias oaxaqueñas y que culminó con la construcción de la Rotonda de la Azucena y posteriormente en el Auditorio Guelaguetza; lugar en el que lleva a cabo la fiesta de los Lunes del Cerro y se presenta la Guelaguetza —con mayúscula—, el espectáculo, el 3o y 4º lunes de julio de cada año.

La Guelaguetza en los Lunes del Cerro, es la ayuda o cooperación para la fiesta que cada Delegación entrega al pueblo y a las autoridades después de cada presentación: el café, las piñas, los cocos, el mezcal, los sombreros de palma, el pan y la fruta; no son los bailables, ni los trajes, ni la música, son los regalos; la guelaguetza que reciben a cambio es el reconocimiento del público que les brinda sus aplausos.

En este contexto puede interpretarse que los bailables los trajes la música y los regalos de cada una de las ocho regiones en que se divide el estado de Oaxaca, son la guelaguetza que ofrecen al pueblo de Oaxaca y entonces se vuelve Guelaguetza, con mayúscula, el espectáculo para turistas nacionales y extranjeros.

* D.R.
castilan1o@yahoo.com

Previous post

ARTESANOS DENUNCIAN TRATO INDIGNO DEL INSTITUTO OAXAQUEÑO DE LAS ARTESANÍAS

Next post

Artesanos de  San Antonio Arrazola organizan tianguis de alebrijes

Staff Santa Cultura

Staff Santa Cultura

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *